Limón, glicerina y miel para la tos: 6 recetas

Limón, glicerina y miel para la tos: 6 recetas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Rara vez una persona no conoce un síntoma tan debilitante de un resfriado como la tos. Aunque hasta cierto punto incluso es útil, ya que elimina la flema del organismo, y con ella todas las sustancias nocivas. Pero una tos seca puede causar muchas molestias. La receta de limón con glicerina y miel para la tos no es una palabra nueva en la medicina. Más bien, un remedio antiguo un poco olvidado, pero probado y verdadero.

¿Cómo son útiles el limón, la miel y la glicerina?

Durante el auge de la farmacia y la invención de nuevos fármacos potentes, se olvidaron muchas medicinas tradicionales. Pero con el tiempo, resultó que los nuevos medicamentos de moda tienen tantas contraindicaciones que es hora de recordar una vez más los remedios probados de la propia naturaleza.

La miel siempre ha sido conocida como un excelente antibiótico natural, que también puede afectar positivamente el funcionamiento del sistema inmunológico. Puede suprimir muchos patógenos que son responsables del desarrollo de enfermedades como bronquitis, traqueítis y faringitis. Es en estas enfermedades donde la tos es el principal síntoma activo. Además, se conocen las propiedades antiinflamatorias de la miel. Es capaz de aliviar la irritación de las membranas mucosas y aliviar el estado general del cuerpo al toser.

La glicerina es un líquido viscoso. Debido a sus propiedades emolientes e hidratantes, puede diluir la flema y promover su excreción del cuerpo. La glicerina alivia eficazmente el dolor de garganta y es especialmente útil para la tos seca.

El limón es conocido por su rica composición en vitaminas y minerales y especialmente por el contenido de vitamina C. Por ello, estimula las propiedades protectoras del organismo. Y las sustancias activas contenidas en la cáscara y la pulpa pueden combatir bacterias y virus.

Por lo tanto, la combinación de estos tres ingredientes naturales tiene un efecto curativo asombroso:

  • suaviza e hidrata las membranas mucosas inflamadas;
  • ayuda a la descarga de flemas de los bronquios;
  • lucha contra los organismos patógenos que causaron la enfermedad;
  • ayuda a aliviar la hinchazón y los espasmos de la garganta;
  • satura con sustancias curativas y restaura la inmunidad.

Por supuesto, existen diferentes tipos de tos. Y es poco probable que una mezcla de limón, miel y glicerina, con toda su composición única, ayude con enfermedades tan graves como la tuberculosis, la neumonía o el cáncer de pulmón, excepto como agente auxiliar de alivio.

Pero numerosas revisiones indican que en las etapas iniciales de cualquier enfermedad del resfriado o, por el contrario, si una tos seca ha impedido dormir durante mucho tiempo por la noche, el limón con glicerina y miel, elaborado de acuerdo con cualquiera de las recetas a continuación, ayudará a aliviar significativamente la condición dolorosa.

Cómo hacer un remedio

Dado que la composición curativa consiste en remedios naturales, su elección debe abordarse de manera muy responsable. Dado que incluso con un ligero deterioro de los productos o su discrepancia con las características especificadas, la salubridad del remedio puede reducirse en gran medida.

La glicerina debe usarse exclusivamente natural, no sintética. Al comprar un producto en farmacias, debe estudiar cuidadosamente la etiqueta. Debe contener instrucciones para uso interno. El producto para uso externo es categóricamente inadecuado. Puede hacer más daño que bien.

Cualquier miel natural es apta para la elaboración de un medicamento. Pero si se usará para tratar una tos predominantemente seca, lo mejor es encontrar variedades ligeras de miel. La miel de tilo y de flores son ideales. La miel de acacia funciona bien porque no cristaliza y permanece líquida durante mucho tiempo.

¡Atención! Para mezclar de acuerdo con la receta, la miel debe estar en estado líquido, por lo que si tiene tiempo de cristalizar, debe derretirse en un baño de agua a una temperatura no superior a + 40 ° C.

Para curar la tos húmeda, los tipos oscuros de miel, especialmente el trigo sarraceno o la miel de montaña, son más adecuados.

Los requisitos para elegir los limones no son tan estrictos: cualquier fruta fresca sin manchas oscuras y puntos en la cáscara servirá.

Para la preparación de un medicamento natural, se utiliza jugo de limón recién exprimido o el limón entero con ralladura. En este último caso, la fruta debe lavarse a fondo antes de su procesamiento para que no queden restos de sustancias artificiales en la piel, con lo que se procesa para una mejor conservación.

Con una tos fuerte, un remedio a base de limones, miel y glicerina se toma en una cucharada incompleta de 6 a 8 veces al día. En casos moderados, son suficientes 3-4 dosis únicas. Es útil tomar el remedio una última vez antes de acostarse, para que los ataques de tos no le molesten por la noche.

Lo mejor es consumir la mezcla en ayunas, media hora antes de las comidas o unas horas después de las comidas.

La receta de limón más fácil con miel y glicerina.

De acuerdo con esta receta, se puede obtener un medicamento terminado en solo unos minutos.

Necesitará:

  • 1 limón
  • 100 g de miel;
  • 2 cucharadas. l. glicerina natural.

Fabricación:

  1. El limón se exprime con un exprimidor de cítricos. O simplemente, cortando en dos mitades y exprimiendo el jugo a través de una gasa con la mano.
  2. Se agrega glicerina al jugo de limón, mezclado.
  3. Por último, se agrega miel líquida a la mezcla.
  4. Una vez más, se mezclan bien y se colocan en un lugar frío.

Debe considerar cuidadosamente la secuencia de acciones en la receta. La mezcla de miel con glicerina pura no siempre se puede agregar al final de la mezcla de glicerina de limón ya preparada.

Receta de glicerina con miel y limón torcido

Si el paciente está atormentado por una tos seca paroxística y la flema no quiere desaparecer, lo mejor es actuar de acuerdo con la siguiente receta.

Necesitará:

  • 1 limón
  • 2 cucharadas. glicerina;
  • 2 cucharadas. cariño.

Fabricación:

  1. El limón se lava a fondo, se vierte con agua hirviendo y la cáscara se pela con un pelador de verduras o un rallador fino. Solo se debe quitar una fina capa amarilla de la corteza sin tocar la corteza blanca.
  2. La pulpa restante se corta en rodajas, se quitan las semillas y se pican en una licuadora o usando una picadora de carne junto con la ralladura pelada.
  3. El puré resultante se mezcla primero con glicerina y luego con miel.

¡Atención! Durante el próximo ataque de tos, tome 1 cucharadita de la mezcla para una descarga de esputo eficaz.

Cómo hacer una mezcla curativa de limón hervido

Esta receta es la más versátil y se puede utilizar para cualquier tipo de tos, como complemento o incluso como fármaco principal.

Necesitará:

  • 1 limón
  • 25 ml de glicerina de calidad alimentaria;
  • unos 200 ml de miel;
  • Envase de vidrio con un volumen de 250 ml con tapa.

Fabricación:

  1. El limón se lava a fondo, la cáscara se perfora en varios lugares y se coloca en agua hirviendo durante 5-6 minutos.
  2. Deje que el limón se enfríe, luego exprima el jugo usando cualquier medio conveniente a mano.
  3. El jugo exprimido se vierte en un recipiente de vidrio limpio con un volumen de 250 ml, se agrega glicerina y todo el volumen restante se vierte con miel.
  4. Revuelva y deje reposar de 2 a 4 horas.

Los adultos deben consumir una cucharada de postre de la mezcla curativa a la vez.

Cómo hacer antitusivo con jengibre

El jengibre es un excelente apoyo para la tos porque no solo puede calmar la tos, sino que también afecta levemente los bronquios y el tracto respiratorio superior y la flema fina.

Necesitará:

  • 1 limón
  • un trozo de jengibre de 3-4 cm de largo;
  • 2 cucharadas. glicerina;
  • 3 cucharadas cariño;
  • 1/3 taza de agua.

Fabricación:

  1. Lavar el limón, rallar la ralladura.
  2. Retire la piel del rizoma de jengibre fresco y píquelo con un cuchillo, licuadora o picadora de carne.
  3. La pulpa deshuesada también se tritura junto con la ralladura.
  4. Mezcle limón con jengibre y glicerina.
  5. Agregue miel y agua al puré resultante, revuelva bien, caliente ligeramente en un baño de agua a + 40 ° C.
  6. Enfriar y almacenar en un lugar oscuro a + 6 ° C.

El remedio se toma para espasmos en los bronquios y ataques de tos en 1-2 cucharadas.

Receta con la adición de vodka.

Esta receta antitusiva, como puede adivinar, es solo para adultos. El vodka juega el papel de desinfectante. Además, ayuda a extraer las máximas propiedades útiles de los componentes.

Necesitará:

  • 1 limón
  • 50 g de miel;
  • 30 ml de glicerina;
  • 400 ml de vodka.

El método de fabricación es tradicional. Después de mezclar todos los componentes, se vierten con vodka, se agitan y se insisten en un lugar fresco durante varias horas.

Consumir de 2 a 4 veces al día, 1 cucharada de postre.

Limón con glicerina para la tos infantil.

Para los niños, especialmente los menores de 3 años, puede utilizar un producto con glicerina y miel, solo preparado según una receta con limón hervido. Puede agregar un plátano ablandado a la mezcla para suavizar y mejorar el sabor.

Los niños pueden tomar el medicamento a partir de un año. A los bebés de hasta 5 años se les puede dar 1 hora 3-4 veces al día.

De 5 a 12 años se puede aumentar una dosis única a 1 cuchara de postre. Aquellos que ya tienen 12 años reciben una dosis para adultos de la mezcla de medicamentos.

Limitaciones y contraindicaciones.

El uso de una mezcla de limón con miel y glicerina está absolutamente contraindicado en caso de alergia a alguno de los componentes constituyentes.

Además, la glicerina tiene algunas contraindicaciones adicionales para su ingestión.

  • inflamación en los intestinos;
  • Diarrea;
  • diabetes;
  • problemas cardíacos graves;
  • deshidratación del cuerpo.

Este remedio debe tomarse con precaución durante el embarazo, especialmente en los últimos 3 meses, así como en presencia de enfermedades del estómago y de la vesícula biliar.

Conclusión

La receta de limón con glicerina y miel para la tos se conoce en la medicina popular desde hace mucho tiempo. Y en ausencia de preparaciones farmacéuticas, puede brindar un alivio no menos tangible para el paciente e incluso aliviarlo por completo de los síntomas desagradables.


Ver el vídeo: Aprende a hacer burbujas que no explotan. VIX Hacks